Inés Vázquez, del Estudio Echecopar: “Siempre supe que el género no definiría mi vida profesional; sino el esfuerzo, la dedicación y la perseverancia”

“Las nuevas generaciones buscan trabajar en empresas con propósito, empresas que comulguen con sus pedidos de cuidado al medioambiente y sostenibilidad”
8 de marzo de 2023 |
Por Heidi Maldonado

Es una mujer, pareja, hija, hermana y tía que, motivada por el ejemplo de su papá, descubrió el derecho como profesión. Empezó a practicar a los 18 años, y tuvo la suerte de estar rodeada de personas que le enseñaron, la cuidaron y al mismo tiempo le exigieron mucho.

En el año 2003 se incorporó como asociada del Estudio Echecopar. En el año 2011 decidió alejarse de la firma para asumir una gerencia legal regional, y en el año 2014 regresó a Perú y al Estudio Echecopar, asociado a Baker & McKenzie International; y fue en el 2017 cuando se convirtió en socia. 

Inés Vázquez también forma parte de este especial del Día Internacional de la Mujer, con ella hablamos de la importancia de cerrar la brecha de género y elevar a las mujeres a roles de liderazgo, además nos confesó que siempre supo que el género no definiría su vida profesional; sino el esfuerzo, la dedicación y la perseverancia. Le agradeció, por abrirle el paso, a todas aquellas mujeres que llegaron antes que ella, y le envió un mensaje a las siguientes generaciones de abogadas que le siguen, ¡acá estamos para ayudarlas!

Su práctica profesional se centra en el desarrollo y ejecución de proyectos eléctricos, lo que hace ya varios años la puso en el camino de la sostenibilidad.

¿Cómo se fomentan sinergias y cooperación regional para la adopción de los criterios ESG?

Considero que se dan a través de diferentes medios. Un ejemplo de eso puede ser el trabajo que hacen las diferentes bolsas de valores de la región, quienes realizan acciones coordinadas respecto a la concientización de criterios ESG en las tomas de decisiones de inversión. Otro ejemplo son las mismas empresas transnacionales, que vienen siendo importantes agentes de cambio en cada uno de los países de la región.

¿Existe presión para desarrollar marcos de ESG en Latinoamérica?

Podría decirse que sí, pero la presión más que por el lado de los gobiernos, viene por los inversionistas, reguladores y las propias empresas (estas últimas piden estandarización en el reporting).

Cada país de Latinoamérica tiene normas diferentes, y las empresas transnacionales -que son las primeras que han venido adoptando criterios ESG- encuentran parámetros diferentes en dichos mercados. Salvo el caso de las empresas listadas, las no listadas en la gran mayoría de países de Latam no tienen un marco legal aplicable, por ende son los inversionistas -principalmente los fondos de pensiones- y los reguladores los que están sentando los parámetros.

En los últimos años hemos visto que los reguladores de fondos de pensiones latinoamericanos han promulgado regulaciones en torno al ESG, que van desde el reporte, contenido de prospectos, hasta la obligación a las administradoras de fondos de pensiones a incluir los criterios ESG en sus decisiones de inversión. Estos nuevos marcos regulatorios, no sólo ayudarán a la divulgación de información relevante, sino que claramente promoverán que gran parte de los recursos sea destinado a proyectos sostenibles.

¿Cómo está Latam con respecto al desarrollo de marcos ESG si la comparamos con Europa?

La principal diferencia es que en los países de Latam la adopción de criterios ESG es aún a nivel voluntario -salvo algunas excepciones. En Europa existe un marco normativo que los hace obligatorio. Sin perjuicio de ello, la adopción de criterio en la cadena de suministro hace que por ejemplo empresas latinoamericanas se vean en la necesidad de adoptar los criterios impuestos por sus compradores europeos.

Los criterios ESG sin duda no son una moda sino una transformación que está llamada a perdurar en el tiempo…¿Cómo sensibilizar sobre los criterios ESG para que se entienda que llegaron para quedarse?

No son una moda, no es un «nice to have»; es la forma correcta de hacer negocios, un «must have».

¿Es la sostenibilidad una palanca de atracción y retención del talento?

Sin lugar a duda lo es. Las nuevas generaciones buscan trabajar en empresas con propósito, empresas que comulguen con sus pedidos de cuidado al medioambiente y sostenibilidad, en general. En ese sentido, es bien importante incorporar a ese talento joven en las iniciativas de sostenibilidad de las empresas, con ideas nuevas y haciendo que formen parte del cambio; recordando que la sostenibilidad se construye todos los días.

¿Se está demandando más perfiles de profesionales expertos en sostenibilidad?

Sí. Hace cinco años los temas vinculados con la sostenibilidad estaban siendo desarrollados dentro del área legal o ambiental de las empresas. Hoy, claramente se ve una profesionalización de las áreas de sostenibilidad, siendo áreas independientes, que reportan directamente al gerente general o gerente financiero. Esta independencia funcional no le quita al área de sostenibilidad la labor de tener que conversar con todas las demás áreas de la empresa. Las áreas de sostenibilidad son agentes de cambio en las empresas, éstas no suelen tomar las decisiones, sino que su rol -entre otros- es concientizar a las demás áreas de la compañía que las decisiones que aquéllas tomen, sean coherentes con la política de sostenibilidad de la empresa.

Otro tema que creo es importante comentar es que éstas áreas de sostenibilidad tienen que balancear la gestión y el reporte. Dados los diferentes estándares de reportes que hoy son exigidos por los inversionistas, vemos muchas áreas de sostenibilidad que dedican buena parte de su tiempo a completar reportes. Esperemos que en el corto plazo se logre la estandarización de los mismos, que aligere esta carga y permita poner el foco en la gestión de la sostenibilidad.

Cada vez es más importante que los profesionales estén capacitados. La capacitación de los funcionarios clave dentro de las empresas es fundamental para garantizar que las iniciativas y estrategias de ESG efectivamente constituyan una prioridad que va a fortalecer su posicionamiento y competitividad a largo plazo.

¿La sociedad demanda ser más sostenible y diversa?

Sí. Es un pedido que tiene más fuerza en las generaciones jóvenes, pero que felizmente ha tomado fuerza a nivel general. Las empresas han escuchado el pedido, y poco a poco lo están asumiendo conscientemente.

¿Cuáles son los objetivos para este 2023 de Baker McKenzie en relación con la sostenibilidad y los criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno?

Baker McKenzie ha situado la sostenibilidad en el centro de su estrategia para la próxima década y seguiremos facilitando la participación activa de empresas, gobiernos y organizaciones internacionales con ideas afines, a fin de lograr objetivos compartidos para un mundo más sostenible.

Creemos que el eje central del ESG parte de la gobernanza, de tener órganos directivos capacitados y diversos, que en la toma de decisiones consideren los impactos de éstas respecto de cada uno de los grupos de interés. Así, en lo que a gobernanza y diversidad se refiere, en Baker McKenzie entendemos la importancia de cerrar la brecha de género y elevar a las mujeres a roles de liderazgo. Es algo en lo que estamos trabajando continuamente, incluidos nuestros objetivos globales a los que aspiramos en materia de género de 40 % mujeres, 40 % hombres y 20 % flexible (mujeres, hombres o personas no binarias).

Desde el punto de vista medioambiental, no puedo dejar de mencionar que la firma está comprometida a utilizar energía 100 % renovable en todas nuestras operaciones para el 2030. Del mismo modo, y como firma de abogados a la vanguardia de la transición energética, también estamos comprometidos a seguir apoyando a nuestros clientes en su migración a un consumo energético renovable, y compartir las mejores prácticas de transición energética.

Finalmente, ya sea que se centre en la gobernanza, los derechos humanos, la inclusión y diversidad, el cumplimiento de la normativa, la evaluación y la modernización de las cadenas de suministro, el acceso a financiación sostenible o la implementación de la transición energética, nuestra «Sustainability Client Solutions» o soluciones de sostenibilidad para clientes aporta nuestra experiencia legal, junto con nuestra experiencia de la vida real de nuestro propio viaje de sostenibilidad a clientes, ayudándolos a progresar en sus objetivos de desarrollo sostenible y pasar de la aspiración a la realidad.

¿Qué iniciativas has liderado a favor de la diversidad e inclusión no solo para ser aplicadas dentro del estudio sino fuera de él y cómo está el porcentaje de paridad dentro de la firma?

En la firma todos tenemos el compromiso de promover la diversidad y ser coherentes con nuestras acciones fuera de la oficina. Contamos con políticas sobre equidad y una cultura de tolerancia cero ante cualquier discriminación.

Conmemoramos fechas importantes como el día de la mujer, el día de la lucha contra el hostigamiento sexual laboral, el día de la 0 discriminación, entre otros. Desde mi rol como líder he podido participar en diversas iniciativas e impulsarlas en la firma, por ejemplo las reuniones de abogadas, un espacio donde todas compartimos y nos enfocamos en promover el desarrollo de capacidades de liderazgo entre nosotras para nuestro crecimiento profesional, fomentando la creación de redes internas que nos permitan conocernos y ayudarnos profesional y personalmente.

Hoy por hoy, la firma cuenta con varias iniciativas y programas, como las licencias de maternidad y paternidad extendidas, un programa de mentoría para mamás que retornan de licencia, nuestro programa LIFT para el desarrollo de habilidades de liderazgo para nuestras asociadas júnior, capacitaciones en sesgos inconscientes, entre otros, con el objetivo de lograr equidad e igualdad en el mundo jurídico.

Actualmente en Lima somos 60 % mujeres y 40 % hombres. En cuanto a las posiciones de liderazgo, el 40 % son ocupadas por mujeres.

Si te dijera que a través de Líder Legal tienes la oportunidad de llegarle a millones de mujeres en el mundo que se desempeñan en diferentes campos dentro de la sociedad…¿Qué les dijeras, cuál sería tu mensaje?

Que no tengan miedo de tomar las oportunidades que se les presentan, que no tengan miedo en seguir luchando por esas oportunidades que aún no se les presentan y, sobre todo, que siempre hagan sentir su voz.

Sin lugar a dudas las mujeres y, en general, cada uno de nosotros como seres humanos, aportamos una visión diferente, y es justamente el poder escuchar y debatir sobre esos diferentes puntos de vista, lo que nos da valor como sociedad.

Tengo la suerte de trabajar en una firma en la que desde el primer día pude ver a mujeres socias, mujeres líderes de área y mujeres en comités donde se tomaban las decisiones más importantes. Con ese ejemplo, siempre supe que el género no definiría mi vida profesional; sino el esfuerzo, la dedicación y la perseverancia. A todas ellas que llegaron antes que yo, solo decirles, ¡gracias! Y a las siguientes generaciones de abogadas que nos siguen, ¡acá estamos para ayudarlas!