Gómez-Acebo factura cerca de 93 millones de euros en 2023  y crece un 10,8 % más que el ejercicio anterior

7 de febrero de 2024 |

Gómez-Acebo & Pombo es el primer gran despacho nacional en presentar resultados. En 2023, la firma que lidera Íñigo Erlaiz volvió a romper su techo histórico de facturación con unos ingresos globales de 92,86 millones de euros, lo que supone un incremento del 10,8 % respecto del ejercicio anterior.

En España, el bufete alcanzó los 83,85 millones, un 11,6 % más. Desde el despacho atribuyen estos resultados, entre otras circunstancias, al crecimiento experimentado en las áreas transaccionales, que han participado en algunas operaciones muy relevantes, como la adquisición por Zegona de Vodafone España, la reestructuración de Celsa o la opa de OPDenergy.

Con esos cerca de 93 millones de euros, que supone un nuevo ejercicio con crecimiento a doble dígito –en 2022 el despacho creció un 10 %-, Gómez-Acebo acecha la cota de los 100 millones de euros, una frontera psicológica que incorporaría a la firma en el pelotón que actualmente conforman las áreas legales de las Big Four y Pérez-Llorca, y que cierra KPMG abogados con 112,77 millones, según los datos del pasado año.

Desde el bufete subrayan, además del trabajo de sus equipos transaccionales -Mercantil y Banca- la “muy buena evolución” del resto de práctica, como Procesal, Público, Fiscal, Laboral o Propiedad Industrial, Intelectual y Nuevas Tecnologías, todas ellas con crecimientos superiores al 10 %. Por oficinas, “y aunque todas han tenido un buen desempeño”, especifican, la facturación de Gómez-Acebo se concentra principalmente en Madrid, que representa dos terceras partes del total. Asimismo, el despacho destaca el potencial de crecimiento de la oficina de Lisboa, que tiene previsto impulsar en 2024 gracias a algunos fichajes de peso anunciados en las últimas semanas. También el “peso creciente” del negocio con origen en la región de Latinoamérica, con un incremento de lo facturado superior al 50 %.

Íñigo Erlaiz, socio director de Gómez-Acebo & Pombo, ha afirmado que están “orgullosos” de los resultados obtenidos “porque se trata de un crecimiento muy equilibrado y transversal”. El objetivo de la firma, continúa, “es ser líderes en todas las áreas de práctica” y, aunque “el crecimiento en sí no es importante, es relevante en la medida en que refleja un avance en la dirección de mejora del posicionamiento marcada por el despacho”. El letrado subraya, en este sentido, otros indicadores que han experimentado significativas mejoras, como el precio-hora o la facturación por abogado, fruto del perfil de asuntos en los que ha estado involucrado el despacho.

“Es un crecimiento tranquilo, sano y muy ordenado”, indicó el socio director de Gómez-Acebo, quien ha recordado que han hecho “incorporaciones de peso y como siempre, mantener nuestra esencia y nuestra cultura, en la que la cohesión entre los socios, la cercanía y el elemento personal resultan claves, sigue siendo, además, un principio irrenunciable en el camino”, expuso.

Además de sus resultados, desde el bufete inciden en otras iniciativas puestas en marcha en 2023 destinadas a mejorar la productividad y eficiencia, y mejorar el cuidado de los profesionales. “En 2024 seguiremos por ese mismo camino. Tenemos previsto acometer proyectos tecnológicos importantes, sin apartar nuestro foco del posicionamiento: queremos ser la firma ibérica de referencia y reforzar nuestro papel internacional, en particular en las jurisdicciones más relevantes para nosotros”, concluyó Erlaiz.