Semana de innovación legal en México: algunas reflexiones

2 de abril de 2024 |
Por Andrés Jara, CEO y fundador de Alster Legal

En el dinámico entorno de la innovación legal, los eventos especializados son muy esperados, pues nos aportan conocimiento, oportunidades de networking y plataformas de lanzamiento para nuevas ideas. Durante el mes de marzo, en México, tuve el privilegio de participar en una serie de conferencias que marcaron no sólo un hito personal como conferencista (4 conferencias seguidas), sino también un momento crucial para el diálogo y la colaboración en el ámbito legal de América Latina.

La ruta trazada hacia la exploración de mercados emergentes en la región nos llevó a México, un país de vastas oportunidades y desafíos únicos. Hoy situado en un punto de inflexión para la industria legal. Este entorno propicio se convirtió en el escenario ideal para iniciar una serie de discusiones críticas sobre el presente y el futuro en la era digital, junto a socios y amigos comprometidos con la transformación legal.

Mi enfoque en estas presentaciones se centró en la intersección de la tecnología, en particular la inteligencia artificial (IA), con la esencia humana dentro del ámbito legal. La primera sesión del Legal Innovation Tour 2024 abrió el telón para este debate, destacando la importancia de la gestión del conocimiento y los datos en un mundo cada vez más digitalizado. La conversación se profundizó en mi conferencia “Algoritmos con Alma: La nueva frontera que define la IA”, donde se enfatizó el papel irremplazable del elemento humano en la era de la IA, desafiando la percepción de que la tecnología podría relegarlo a un segundo plano.

En los eventos sucesivos en la Bolsa de Valores Mexicana, el tema central giró en torno a la relevancia de los datos para la gobernanza corporativa y la transparencia en los negocios. La idea de que la información es el pilar sobre el que se construye una toma de decisiones efectiva fue el mensaje clave, resaltando las tecnologías como herramientas esenciales en este proceso.

Las tendencias observadas en estos eventos reflejan una convicción profunda de que el abogado y los equipos legales son un núcleo de creación y gestión de información dentro de las organizaciones. La adaptabilidad y un nuevo mindset tecnológico se presentan como desafíos comunes para los abogados, lo que subraya la necesidad de fomentar la conciencia sobre las oportunidades emergentes.

Finalizando estas charlas, la sensación predominante fue de optimismo y responsabilidad compartida. A pesar de las similitudes en las conversaciones a nivel regional, cada país, incluido Chile, tiene la oportunidad de reinventarse y competir en igualdad de condiciones en esta “nueva carrera” definida por la IA y las transformaciones digitales.

Mirando hacia el futuro, los riesgos asociados con las nuevas tecnologías cobran una importancia primordial, situando temas como la ciberseguridad, los sesgos y la propiedad intelectual en el centro de la escena legal. La IA, como herramienta disruptiva, nos obliga a replantear las prácticas legales y a adaptarnos para mantener nuestra relevancia, enfocándonos en aquellas habilidades humanas que las máquinas no pueden replicar.

La participación en estos eventos no solo es vital para el avance individual y colectivo en la industria legal, sino que también establece un terreno fértil para la innovación, la colaboración y la construcción de un futuro legal más transparente, eficiente y humano. En este camino, la comunidad legal de América Latina tiene tanto el desafío como la oportunidad de liderar la transformación hacia una industria más adaptada a las exigencias y posibilidades de la era digital, incentivando la accesibilidad, la igualdad y la justicia.