Luis Grosclaude: “Hay un enorme conjunto de organizaciones con cierto tamaño que no someten sus datos a escrutinio”

“Una empresa pasa obligatoriamente a auditarse cuando supere los 5,7 millones de euros de facturación y tenga un balance superior a 2,8 millones de euros o 50 empleados”
28 de abril de 2022 |
Por Heidi Maldonado

Hoy conversamos con Luis Grosclaude, socio, auditor y consultor de precios de transferencia de Ecovis Grosclaude & Partners. Está especializado en el área de la auditoría financiera, due diligence, mejora de procesos y optimización de la gestión. Tiene experiencia en peritajes, prevención e investigación de fraudes y operaciones de compra venta de empresas.

Con el experto hablamos sobre las ventajas para una empresa al hacer una auditoría voluntaria, en qué momento una compañía pasa obligatoriamente a auditarse y si cree que las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de un asesoramiento en este sentido. Afirmó que tanto España como Latinoamérica ocupan una posición estratégica en el crecimiento de su red global y cada día el número de hispanohablantes y de empresas iberoamericanas desarrollando negocios a nivel mundial es muy alto.

Ecovis nuevamente aparece este año en el ranking de Expansión de las mayores firmas de servicios profesionales de auditoría en España, con un crecimiento del 12,5 % respecto del año anterior. ¿Qué lo ha hecho posible?

En nuestro caso se trata de un trabajo constante y concienzudo desarrollado a lo largo de muchos años. La combinación de un equipo estable, bien formado y muy enfocado al cliente ha hecho que los proyectos no solo se vuelvan recurrentes sino cada vez mayores en número y mejores en calidad y exigencia técnica, lo cual repercute directamente en el crecimiento de la facturación.

Nuestros clientes repiten gracias a la estabilidad de los equipos y a un trato profesional desde la base, primando sobre todo la recurrencia en el proyecto, asunto diferencial hoy en día en el mundo de la auditoría, en el que el cambio constante de profesionales castiga a las empresas auditadas de manera reiterada. Nuestros equipos son estables y crecen con el cliente, y eso nos posiciona frente a otros competidores.

¿Qué ventajas tiene para una empresa hacer una auditoría voluntaria?

Sobre todo, sumar garantía y transparencia a los estados financieros de una compañía frente a terceros como accionistas, clientes, proveedores, entidades bancarias, futuros inversores, concedentes de subvenciones, etc. Además, para la dirección, la certeza de que los datos financieros empleados para la toma de decisiones son de calidad y reflejan la situación real de la compañía. Para el Órgano de Gobierno asegura que se lleva a cabo una detección eficaz de posibles debilidades de control interno y se identifiquen los riesgos relevantes tales como contingencias fiscales o ausencia de coberturas adecuadas, entre otros.

¿Qué parámetros se debe tener en cuenta para auditarse?

Fundamentalmente los relativos a las cifras del importe neto de la cifra de negocios, el total activo del balance y el número de empleados. Hay otros motivos por los que una empresa, fundación o cooperativa tienen que auditar sus estados financieros, como recibir subvenciones, construir más de 50 viviendas, pero fundamentalmente son los relativos a los estados financieros los que impactan con mayor relevancia sobre las obligaciones de la estructura empresarial del país respecto de la necesidad de transparencia.

¿En qué momento una compañía pasa obligatoriamente a auditarse?

En el momento en el que supere los 5,7 millones de euros de facturación, tenga un balance superior a 2,8 millones de euros o 50 empleados y lo haga para dos cualesquiera de estos tres límites, pasará a tener que buscar un auditor en el Registro Oficial de Auditores de Cuentas, y en caso de no hacerlo será el Registrador Mercantil el que se encargue de nombrarlo unilateralmente.

Es importante llamar la atención también respecto de que aquellas organizaciones que reciben más de 600.000€ de subvenciones en un ejercicio, al ser este un motivo automático de auditoría. Muchas entidades receptoras de las ayudas no conocen este límite e incumplen su obligación de revisar sus cuentas.

¿Qué implicaciones tienen los incumplimientos o incidencias en la documentación de la auditoría?

Fundamentalmente y como incidencia principal, el cierre del registro, que conlleva consecuencias relevantes para la organización desde el punto de vista legal, ya que determinados actos mercantiles no pueden tomar fuerza mediante su publicación (como una ampliación de capital, por ejemplo), si no resultan inscritos. Hasta que las cuentas no son acompañadas por el informe de auditoría el Registro permanece cerrado, provocando no pocas incidencias y situaciones evitables en las empresas.

Las empresas que no depositan sus cuentas anuales están sometidas a posibles sanciones por parte del regulador contable, siendo estas de entre 1.200 y 60.000 euros, e incluso de 300.000 euros si la facturación de la sociedad supera los 6 millones de euros.

¿Cree que las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de un asesoramiento en este sentido? ¿Hay una cultura en las organizaciones de auditaría?

Actualmente, y sobre todo tras la aparición de la pandemia y sus consecuencias sobre los estados financieros, así como por la creciente ola de obligaciones en materia de cumplimiento normativo en todos los niveles, la información fiable se ha vuelto cada vez más necesaria, y con ella los servicios de aseguramiento se han ido integrando en la cultura de las empresas de nuestro país con mayor intensidad. A pesar de ello, sigue existiendo un enorme conjunto de organizaciones con cierto tamaño que no someten sus datos a escrutinio y que en un mundo cada vez más complejo, global y exigente deberían estar sometidas a un mayor control.

Además de la auditoría, Ecovis presta también otros servicios, entre ellos, de consultoría en precios de transferencia, tanto en planificación como en soporte de operaciones realizadas, ¿en qué consiste y qué importancia tiene para las organizaciones?

Al igual que ocurre con la información financiera, las operaciones realizadas entre empresas de un mismo grupo están sometidas a escrutinio por parte de la Administración Tributaria respecto de los márgenes aplicados. ¿Qué empresa con una mínima estructura y dimensión no realiza al menos 250.000 euros anuales en operaciones con otras empresas de su grupo a nivel nacional o internacional? Prestaciones de servicios, alquileres, venta de producto o préstamos entre empresas del grupo son operaciones del día a día en cualquier grupo empresarial.

Este límite opera a nivel general para todas las organizaciones que sean sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades y les exige la existencia de estudios especializados que demuestren que los precios aplicados en esas operaciones son de mercado.

En muchas ocasiones esos análisis tienen un alcance y contenido que solo pueden ser elaborados por especialistas con acceso a fuentes de información sobre márgenes empresariales, conocimientos especializados sobre ratios del sector, etc. y ahí es donde nuestro departamento de Transfer Pricing aporta un alto valor añadido. Nuestros equipos altamente especializados analizan las operaciones y documentan los resultados siguiendo una estricta metodología impuesta por la OCDE, y emplean las mismas herramientas de información que la Administración Tributaria para aportar el soporte necesario que permita disponer de argumentos sólidos para defender los márgenes aplicados.

Contar asimismo con una organización mundial de más de 9.000 personas en 80 países nos garantiza la potencia suficiente para atender prácticamente cualquier escenario en este servicio de manera eficiente y profesional.

Ecovis es una red de consultoría a nivel internacional que opera en más de 80 países, ¿qué lugar ocupan en esta red España y Latinoamérica? ¿Cómo se implanta Ecovis a nivel local en cada país en el que trabaja? ¿Cómo define su mercado objetivo?

España y Latinoamérica ocupan una posición estratégica muy relevante en crecimiento constante en nuestra red global. El número de hispanohablantes y de empresas iberoamericanas desarrollando negocios a nivel mundial es muy alto. Nuestros clientes nacionales se han internacionalizado en su mayor parte y muchos de ellos han puesto el foco en Latinoamérica. Contar a nivel local con servicios de auditoría, legales, asesoramiento tributario y contable en estos países ha sido para nosotros uno de nuestros mejores refuerzos aportados por la red de ECOVIS a la cartera de clientes.

Cada país cuenta normalmente con entre dos y cuatro despachos que atienden de manera equivalente y bajo el mismo paraguas de calidad, imagen, procedimientos y protocolos los servicios de auditoría y consultoría, legal y mercantil y soporte fiscal y contable. En muchos países prestamos también servicios de intermediación o M&A usando nuestra red de contactos nacional e internacional y nuestras bases de datos para identificar empresas que cumplen con los requisitos para ser adquiridas o para ejercer de posibles compradoras, según las indicaciones que nuestros clientes establezcan.

La estructura de despachos independientes bajo el mismo paraguas de calidad y procesos facilita el cumplimiento de las estrictas exigencias de independencia globales y dota de agilidad a nuestra estructura.

Nuestros despachos son elegidos cuidadosamente en cada país, buscando altos niveles de calidad, experiencia probada e internacional de los socios.

Nuestro mercado objetivo está centrado en empresas locales de reconocido prestigio y grupos internacionales de tamaño mediano con sólidas raíces locales y proyección internacional. Auditamos y asesoramos a organizaciones con alcance global pero siempre bajo el prisma de una atención local con implicación directa del socio y del equipo.

¿Qué sectores en los que prestan sus servicios han tenido un buen movimiento en este primer trimestre? ¿Qué se espera para el resto del año?

En nuestro caso la alimentación, los servicios, la construcción y la energía han destacado por encima de otros sectores como relevantes en nuestra cartera de clientes.

Llama la atención el sector inmobiliario también y el ecosistema de startups, que en los últimos meses está experimentando en Madrid y Barcelona un fuerte impulso emprendedor e inversor digno de mención. Hay proyectos en desarrollo verdaderamente notables y el capital inversor está enormemente implicado en potenciar ideas ganadoras.

Finalmente, el mundo de la informática, con el foco en la ciberseguridad, el desarrollo de software y el almacenamiento en la nube son también negocios con unas expectativas muy altas para este ejercicio.