Eugenio Ribón gana elecciones del ICAM y Ospina queda en segundo lugar

La candidatura de Ribón está integrada por siete mujeres y siete hombres, incluyendo al propio letrado, quienes son profesionales de la abogacía de los negocios, del turno de oficio y de la actual Junta de Gobierno en funciones
Publicado el diciembre 20, 2022, 12:09 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins
21 de diciembre de 2022 |

Eugenio Ribón ganó las elecciones del Colegio de la Abogacía de Madrid (ICAM), según el escrutinio de los votos presenciales. En segundo lugar quedó Juan Gonzalo Ospina, con una diferencia de 901 votos.

Ribón, quien releva en el cargo a José María Alonso pasa a dirigir la institución que aglutina a más 75 mil agremiados, recibió las felicitaciones de Ospina. En su mensaje publicado en su cuenta de Twitter se ha manifestado convencido de que su trabajo será «positivo» para el ICAM. También ha mostrado su gratitud hacia quienes confiaron en Ahora Abogacía, la marca bajo la que se presentó a las elecciones

Una participación muy baja

Eugenio Ribón

La participación fue similar a la de 2017, cuando el porcentaje de personas que votó presencialmente y por correo fue del 7,69 %. En total, votaron un 7,82 % de los 71.615 abogados con derecho a voto presencial. Ha ejercido su derecho de sufragio un 11,6 % de los abogados ejercientes y un 2,4 % de los no ejercientes.

En lo que respecta al sufragio por correo, se recibieron 758 votos; sin embargo, no se terminaron de totalizar por las impugnaciones que recibió.

«El voto por correo se va a dilatar varias horas. Con toda la cautela que significa que la votación no ha terminado, los datos provisionales son favorables a esta candidatura», dijo Ribón en una rueda de prensa. «Hay que lamentar la baja participación. No se ha conseguido incentivar ese voto». Sin embargo, por primera vez en la última década no ha habido altercados reseñables, como sí se registraron cuando ganó el decano saliente, José María Alonso, o la exdecana Sonia Gumpert.

¿Quiénes acompañan a Ribón?

La candidatura de Ribón está integrada por siete mujeres y siete hombres, incluyendo al propio letrado, quienes son profesionales de la abogacía de los negocios, del turno de oficio y de la actual Junta de Gobierno en funciones.

Juan Gonzalo Ospina

La vicedecana del ICAM será la abogada de familia Isabel Winkels, socia directora de Winkels Abogados. El secretario será José Ignacio Monedero, cargo que ejercía hasta ahora. El letrado es socio director de Monedero Gil Abogados y Asesores Financieros. Por su parte, Lola Fernández Campillo, quien procede de Altodo, la asociación por el turno de oficio digno, será la nueva tesorera. También repetirá Emilio Ramírez Matos, quien se volverá a desempeñar como bibliotecario, es doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y socio director del despacho Ramírez-Crespo.

El diputado segundo será José Ramón Couso, socio director corporativo de Ceca Magán Abogados. Por su parte, Javier Mata, consejero y socio senior de Andersen, así como director de su oficina de Madrid, será el diputado cuarto. Mabel Klimt, socia directora de Elzaburu, será la diputada quinta. Teresa Minguez, directora legal y de compliance de Porsche Ibérica, será la diputada sexta. Ester Mocholí, fundadora del bufete Enter Abogados, será la diputada séptima. Roberta Poza, socia responsable de Política Fiscal y de Fiscalidad Internacional de la consultora legal PwC España, será la diputada octava. Juan Manuel Maíllo, presidente de Altodo, la Asociación por el Turno de Oficio Digno, será el diputado noveno. Y Gabriel Rodríguez, abogado junior de Uría Menéndez, será el diputado décimo.

En cuanto al programa, Eugenio Ribón dijo, durante su campaña, que articula medidas “para mejorar la situación de la abogacía madrileña y atender sus problemas reales y los asuntos más demandados”. Entre ellas destacó la intervención colegial «inmediata» frente a actitudes irrespetuosas hacia la abogacía o que coarten su independencia y libertad; el retorno tangible del esfuerzo colegial mediante la llamada «cuota 0», una tarjeta monedero que se cargará en el carné del ICAM con el mismo importe que el colegiado abone por su cuota y que podrá utilizar para el pago de cursos de formación; o la desconexión digital.