Cuatrecasas, Uría, Baker y Hogan regresan a las oficinas por turnos, mientras que Ecija y DLA Piper dan libertad de operación

Las grandes firmas optan por alternar equipos por semanas o días, así, en caso de contagio, la cuarentena solo afecta a una parte de la plantill
Publicado el septiembre 22, 2020, 12:23 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins
21 de septiembre |

Tras el verano, el retorno a las oficinas en España se impone como la opción mayoritaria en los grandes despachos, según un trabajo publicado por el diario CincoDías. Eso sí, cumplimiento de estrictos protocolos que incluyen, en tres de cada cuatro bufetes, turnos de trabajo para garantizar en las sedes la distancia de seguridad y el respeto al aforo máximo. Algunos, incluso, van más allá y han creado, como en los centros escolares, los conocidos como grupos burbuja: equipos de profesionales que no tienen contacto entre sí. De este modo, de darse un contagio o un caso sospechoso, el aislamiento solo se impondría a la parte de la plantilla de la que forma parte el afectado.

Que el retorno sea la opción preferente en el sector supone un cambio con respecto a la situación vivida hasta julio. Antes de las vacaciones, si bien ya existía una fuerte presión para retomar cierta presencialidad (algunos despachos admitían que el negocio estaba sufriendo una ralentización), en la mayoría de las firmas se imponían las tesis de quienes abogaban por extremar la cautela ante el riesgo sanitario. A partir de septiembre, a pesar de las dudas provocadas por el recrudecimiento de la pandemia y la incertidumbre en torno a la vuelta a los colegios, la reincorporación a las oficinas se ha convertido en una obligación expresa o tácita para muchos abogados.

Alternando días o semanas

Entre los despachos consultados que han adoptado el sistema de turnos, una mitad ha optado por alternar semanas (Uría Menéndez, Baker McKenzie, CMS Albiñana & Suárez de Lezo, Latham & Watkins, Hogan Lovells o Ceca Magán) y la otra días. Así lo establecen, por ejemplo, los protocolos diseñados por Garrigues, Roca Junyent y Grant Thornton.

También el de Linklaters, desde donde relatan que han creado dos equipos, los alfas y los bravos. Unos trabajan lunes y miércoles, y el otro martes y jueves; y los viernes se alternan. Mismo sistema de organización que aplican Bird & Bird y Allen & Overy. En el caso de este último, los grupos se llaman allen y overy, y alternan, por semanas, lunes, miércoles y viernes, y martes y jueves. Cuatrecasas, por su parte, ha optado por un modelo híbrido, que empezará a aplicar el lunes 28 de septiembre en su oficina de Madrid y desde este lunes 21 en el resto de las sedes: un grupo trabaja de lunes a miércoles y el otro jueves y viernes. Y, la semana siguiente, al revés.

¿Qué opción es mejor?

Quienes defienden la alternancia de días explican que, aunque para la organización personal de los abogados puede ser más incómodo, el sistema mantiene a toda la plantilla más conectada con la firma y sus compañeros. Y les obliga, además, a permanecer en su primera residencia. Uno de los efectos nocivos del teletrabajo, según varios bufetes, fue la desconexión y el aletargamiento que detectaron de algunos equipos y letrados.

Estas normas, no obstante, también plantean algunas dudas sobre su efectividad. Como se pregunta un profesional de uno de los bufetes que ha establecido grupos burbuja: «¿Cómo evitarán que dos personas de la firma, si son amigos pero no comparten turno, se vean fuera del despacho?

Entre las firmas que mantienen el teletrabajo como sistema preferente de organización se encuentran Clifford Chance, Freshfields (que volvió a esta opción tras haber avanzado en julio a un sistema de turnos), Simmons & Simmons y Ejaso ETL Global (hasta octubre). En Ecija y DLA Piper dan libertad para que cada departamento elija cómo operar dentro del protocolo general de la firma. Y, por último, destaca la opción de Pérez-Llorca, que apuesta por la actividad presencial, sin turnos pero con estrictas medidas de seguridad, salvo para los empleados pertenecientes a grupos de riesgo o con necesidades de conciliación.