La ciberseguridad y los datos son preocupaciones clave sobre disputas en 2023, según encuesta de Baker McKenzie

82 % de los encuestados espera que la cantidad de disputas en 2023 se mantenga igual o aumente y el 62 % cree que la seguridad cibernética y las disputas de datos presentarán un riesgo para su organización
8 de febrero de 2023 |

Una nueva investigación de Baker McKenzie, que encuestó a 600 líderes legales y de riesgo senior de grandes organizaciones (ingresos anuales superiores a 500 millones de dólares) con sede en el Reino Unido, EE. UU., Singapur y Brasil, mostró que el 82 % de los encuestados espera que el volumen de disputas se mantenga igual o aumente en 2023.

La sexta edición anual de ‘The Year Ahead: Global Disputes Forecast’ también destacó los volúmenes de disputas en una variedad de sectores industriales. El 90 % de los encuestados en el sector Industrial, Manufactura y Transporte (IMT), el 86 % de los encuestados en el sector de Instituciones Financieras y el 85 % de los encuestados en el Sector de Bienes de Consumo y Venta Minorista (CG&R) esperan que los volúmenes de disputas se mantengan iguales o aumenten en 2023.

El año pasado, el COVID-19 fue el mayor factor externo que planteó una amenaza de disputas; sin embargo, las preocupaciones sobre la pandemia ahora han disminuido y han sido reemplazadas por otras ansiedades en torno a las disputas. El 45 % de los encuestados considera que el ciclo económico representa la mayor amenaza para su organización en términos de una mayor exposición a disputas, mientras que el 38 % considera que la volatilidad del mercado de valores es un factor clave.

Otros factores de amenaza crecientes incluyen el entorno competitivo (25 %) y los problemas geopolíticos (24 %). Entre los que citaron cuestiones geopolíticas, las respuestas dominantes fueron sobre los EE. UU., el Brexit y China, con Rusia al final de la lista.

Claudia Benavides, presidenta global de la práctica de resolución de disputas de Baker McKenzie, dijo que “a medida que hemos navegado por los desafíos del COVID-19, los cierres, la guerra en Europa y la alta inflación, parece que la incertidumbre es la nueva certeza. Los nuevos desarrollos legales en todo el mundo han complicado aún más el entorno comercial. En 2023, esperamos ver corporaciones experimentando un mayor número de disputas principalmente en las áreas de ciberseguridad y datos, ESG, problemas posteriores a fusiones y adquisiciones e impuestos. Frente a esto, nuestra investigación muestra que, a pesar de los riesgos, las organizaciones aún no se sienten preparadas para los litigios y se les debe alentar a involucrar a los profesionales de disputas lo antes posible en asuntos tan complejos como los que se encuentran en los sectores de ciberseguridad, ESG y fusiones y adquisiciones”.

Problemas clave de disputas

Ciberseguridad y disputas de datos

Por segundo año consecutivo, la ciberseguridad y los datos (62 %) encabezaron la lista de tipos de disputas que presentan un riesgo. Como era de esperar, el peligro percibido fue más alto en la industria de tecnología, medios y telecomunicaciones (TMT), con el 73 % de los encuestados preocupados por tales disputas. Los incidentes de ciberseguridad implican daños financieros, operativos y reputacionales, y cada vez son más frecuentes. Los ataques de ransomware experimentaron un aumento del 13 % el año pasado, con un cambio hacia métodos más sofisticados.

Cyrus Vance, presidente global de la práctica de ciberseguridad en Baker McKenzie, dijo que “estamos en una pandemia mundial de ciberseguridad, pero sin una vacuna. Desafortunadamente, el pronóstico actual en ciberseguridad favorece al actor criminal y patrocinado por el estado sobre la capacidad de la sociedad para combatirlos. Y no se trata solo de extraer dinero o datos. Estos ataques sirven para disminuir la confianza en nuestras instituciones más importantes y sembrar miedo e incertidumbre entre nuestra población, uno de los objetivos principales de nuestros adversarios”.

Disputas ambientales, sociales y de gobernanza

El 58 % de los encuestados dijo que las disputas de ESG representaban un riesgo para su organización. El sector IMT (70 % de los encuestados) percibió las disputas ESG como la mayor amenaza, seguido de cerca por la industria EMI (69 % de los encuestados). El telón de fondo general en el sector de las IMT es el de una creciente aplicación por parte de las autoridades públicas y la atención de los accionistas activistas. Los riesgos específicos son muchos, como plásticos y reclamos de reciclaje que se están disparando contra todos los miembros de la cadena de suministro, particularmente en los EE. UU.

Además, las preocupaciones sobre disputas de gobernanza (36% de los encuestados) superaron a las disputas ambientales (31 % de los encuestados) por primera vez este año. Las disputas de gobernanza tienen que ver con la forma en que se dirige una organización.

Disputas posteriores a fusiones y adquisiciones

Con volúmenes récord de acuerdos de fusiones y adquisiciones globales en 2021, provocados por los bajos costos de endeudamiento y las altas valoraciones posteriores a COVID-19, muchos acuerdos se realizaron rápidamente y con una debida diligencia limitada. La consecuencia probable es que veremos un aumento en las disputas posteriores a las fusiones y adquisiciones, particularmente cuando los compradores intenten recuperar las brechas de valoración a medida que las transacciones superan las expectativas en un mercado desafiante. Los vendedores ven ganancias reducidas y los compradores ven rendimientos más bajos. En última instancia, buscan respuestas legales.

En el próximo año, esperamos ver un aumento en las disputas contractuales posteriores al cierre, en gran parte esto se verá a través de ajustes en los precios de compra, pero también esperamos ver un aumento en los reclamos por incumplimiento de representaciones y garantías tanto contra los vendedores como contra las aseguradoras de W&I.

Jannan Crozier, presidente global de la práctica de fusiones y adquisiciones de Baker McKenzie, manifestó que “esperaríamos ver el cierre de cuentas como un área principal de disputas de fusiones y adquisiciones posteriores al cierre, ya que las partes buscan ajustar el valor de los acuerdos. Los vendedores y las aseguradoras deben estar preparados para un aumento en las reclamaciones de garantía y los compradores para defenderse de las reclamaciones que surjan de la falta de pago de las ganancias. Las partes deben mantener un buen registro de los períodos de reclamo posteriores al cierre y conservar un buen registro de la transacción para facilitar la defensa o acción de reclamos potenciales».

Disputas fiscales

Uno de cada cinco (20 %) de los encuestados esperaba que las disputas fiscales presentaran un riesgo para su organización. El riesgo percibido es particularmente alto en el sector EMI (28 %). Geográficamente, la cifra fue más alta en Brasil (29 %). También se descubrió que el riesgo esperado era menor para organizaciones relativamente más pequeñas o más grandes, pero alcanzó su punto máximo para empresas medianas y grandes con una facturación en el rango de 2 mil millones de dólares a 10 mil millones de dólares.

Estamos viendo aumentos año tras año en la cantidad de disputas fiscales y auditorías que se presentan. Esto representa un desafío importante para las organizaciones, ya que estira los recursos fiscales para responder a un cambio de política de gran alcance.

Antonio Russo, presidente global de la práctica fiscal de Baker McKenzie, señaló que “estamos viendo aumentos año tras año en la cantidad de disputas fiscales y auditorías que se presentan. Esto representa un desafío importante para las organizaciones, ya que estira los recursos fiscales para responder a un cambio de política de gran alcance. Esto viene junto con un marcado aumento en el valor de las disputas fiscales, una tendencia que esperamos que continúe este año. Si bien muchas organizaciones han crecido a través de la pandemia, la posición financiera de muchas empresas se vio afectada. Sigue existiendo la posibilidad de grandes ajustes fiscales, incluidos los relacionados con años fiscales históricos debido a un retraso en los períodos de auditoría, que representan desafíos importantes para el desempeño financiero de los contribuyentes”.

Conflictos laborales

El aumento de la movilidad de los empleados y el mercado laboral ajustado, que dificulta que los empleadores llenen las vacantes, son los factores principales detrás de un aumento en las demandas de cumplimiento de convenios restrictivos presentadas por los empleadores, particularmente en América del Norte y la región de Asia Pacífico.

Una serie de riesgos resultan del regreso a la oficina posterior a Covid. Con frecuencia hay un desajuste en las expectativas de los empleadores y los trabajadores sobre cómo se ve el trabajo híbrido en la práctica. Las tensiones entre satisfacer un deseo de flexibilidad y establecer una cultura y unas relaciones de trabajo eficaces son un caldo de cultivo potencial para los conflictos laborales.

En América del Norte y Europa, los sindicatos se están volviendo más activos. El aumento de la huelga, estimulado por el clima económico actual y la crisis del costo de vida, significa que anticipamos un aumento en los litigios entre sindicatos y empleadores, así como contra los gobiernos.

Michael Brewer, presidente global de la práctica de Empleo y Compensación de Baker McKenzie, indicó que “la combinación de importantes despidos de empleados, malestar laboral mundial y cambios en el lugar de trabajo durante la pandemia de COVID-19 han creado las condiciones propicias para un aumento sustancial de los litigios laborales en 2023”.