Ana Prado: “hay que aprender de los errores, actuar con transparencia y explotar tus fortalezas para sacar el mejor partido de ellas”

“Valoro de los abogados externos la eficiencia, expertise, sinceridad y la franqueza a la hora de analizar un proyecto legal”
Publicado el junio 23, 2021, 8:04 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 24 mins
23 de junio |
Por Heidi Maldonado

Se describe como una persona apasionada en su vida personal, familiar y profesional. Revela que tiene la suerte de contar con una visión optimista de la vida y cree que la receta del éxito reside en aprovechar intensamente cada momento y, por su puesto, en disfrutar de lo que haces. Es inquieta, disfruta una buena conversación y le apasiona la formación.

Cree firmemente en el liderazgo ejercido a través del ejemplo y en el actuar con transparencia. Uno de sus valores es el positivismo y en siempre detectar el lado bueno de las personas. Entre sus comidas favoritas está el cocido madrileño y su clave para el éxito es la perseverancia.

Ella es Ana Prado, general counsel de la Mercedes Benz – España. Con ella hablamos, en las próximas líneas, sobre su contribución a la organización, a qué otro proyecto dedica su tiempo, qué cambios le ha tocado liderar en estos últimos años, qué compromisos ha asumido para lograr una mayor diversidad en el sector y qué es lo que más valora del apoyo de los abogados externos.

¿Cuánto tiempo lleva como general counsel de la Mercedes Benz y cuáles son sus funciones?

Soy bastante veterana en esta gran compañía, en la que comencé a trabajar en el año 2000, y hace ya casi 10 años que ocupo mi actual posición de Responsable de la Asesoría Jurídica de Mercedes-Benz España, S.A.U. En mi función, junto con mi equipo, prestamos servicios legales a diferentes empresas del grupo Daimler en España, que, en esencia, engloban tareas de secretaría general, distribución general, antitrust, contratación y litigios.

¿Cuál ha sido su contribución y aporte al crecimiento de la organización?

Sin duda, los últimos años que hemos vivido han sido fuertemente disruptivos e interesantes y han traído consigo importantes cambios regulatorios, de transformación y evolución hacia un entorno más digital, interactivo y tendente a la inmediatez. He tenido la suerte de participar en la configuración de este nuevo entorno, acompañando al negocio a liderar esta transformación y obtener los mejores resultados en el marco de la transformación que está experimentando el sector de la automoción. Estoy firmemente convencida de las bondades de una buena comunicación, de las ventajas del trabajo en equipo y de la fortaleza que proporciona la confianza en uno mismo, en nuestros productos y en nuestros compañeros.

Por ello, estoy especialmente orgullosa de mi equipo y observo con satisfacción, cuan involucrada se encuentra nuestra asesoría jurídica en la organización a la que pertenecemos y la confianza que se deposita en nosotras. Nuestros mayores esfuerzos se centran en la comunicación y en la cercanía. Queremos que nuestros compañeros pierdan el miedo a los temas legales y nos gusta contribuir activamente y desde el principio en cada proyecto. Lo mejor es que esta interacción con el negocio es bidireccional, lo que resulta enormemente enriquecedor, pues además de aportar nuestra perspectiva legal, dicha interrelación nos permite crecer en conocimiento y experiencia.

Nuestro foco se ha centrado en asentar un modelo de gobierno corporativo estructurado, minucioso y tan digital como el estado de la técnica y el registro mercantil nos lo permite. También contamos con un marco contractual sólido y equilibrado, que dota de seguridad jurídica a nuestra organización, y nuestro tercer pilar se asienta en un gran esfuerzo de adaptación a las nuevas tendencias en materia de digitalización, propiedad intelectual, comunicación, y uso de herramientas que nos permiten conectar con todos los sectores, para hacerles llegar los recursos legales e implementar los programas corporativos, tales como el programa de Antitrust.

¿Qué la llevó a convertirse en abogada in-house?

Cuando era estudiante, tuve la suerte de pasar dos años en distintas Universidades europeas (Paris-X e Innsbruck). Mi sueño era convertirme en funcionaria de una institución europea, pero “gracias” a la crisis económica que imperaba cuando terminé mis estudios, mis primeros pasos en el mundo laboral, nada tuvieron que ver con mis elevadas aspiraciones. Eso sí, gracias a mi back-ground internacional, mi primer trabajo fue en el Museo del Louvre, hasta que mis padres hicieron lo posible para que regresara a casa y me encontraron un trabajo en Mercedes-Benz. El trabajo consistía en la localización de piezas de recambio sin stock en almacenes europeos, todo ello, eso sí, en perfecto alemán.
Pero la abogacía es una profesión muy vocacional, y lógicamente, no cesé en el intento hasta que conseguí derivar mi carrera al mundo del derecho.

Hoy, cuando miro atrás, no puedo pensar en otro destino más atrayente que el de formar parte del equipo de abogados de Daimler. Mi departamento está englobado en la región EMEA y me encanta formar parte de un gran equipo internacional y contar con un proyecto a largo plazo, en cooperación con todos los departamentos que conforman la compañía. Me refiero a la oportunidad que supone el interactuar con los distintos departamentos de la empresa, sus proveedores y clientes…

Además, la profesión del in-house lawyer te permite explorar campos muy diferentes y variados, desde la secretaría general, a la implementación de programas corporativos, pasando por los contratos y los procedimientos judiciales. Un abanico de quehaceres que hace que cada día aparezca un reto distinto, sin cabida para la rutina o el aburrimiento.

¿A parte de su rol en la Mercedes, a qué otro proyecto dedica su tiempo?

Soy una persona inquieta que disfruto de una buena conversación y aprovecho cualquier tipo de oportunidad que me permita interactuar y escuchar la perspectiva de compañeros y profesionales del mundo del derecho. Me gusta participar en foros y eventos, no solo de temas estrictamente jurídicos, sino también correlacionados. Al menos una vez al año acudo a algún encuentro para abogados, preferiblemente en el extranjero, y de algún campo en el que no soy especialista. En definitiva, me apasiona la formación.

Y en este contexto, recientemente he tenido el honor de recibir una propuesta muy interesante de la Escuela de Práctica Jurídica de la Universidad Complutense de Madrid, para codirigir un curso orientado a abogados in-house. Estoy realmente emocionada de poder contribuir a la formación de otros colegas y aportar mi experiencia en una institución de tanto prestigio. Un verdadero honor, pues enseñar es la mejor forma de aprender.

La evolución del papel del abogado interno en una empresa global como Mercedes implica varios desafíos, ¿cuáles son esos retos y desafíos a los que se ha enfrentado especialmente en este mundo marcado por una pandemia?

La pandemia ha sido y es un gran desafío, que ha conmocionado nuestras vidas tanto en nuestra esfera personal, como en la profesional, removiendo los cimientos en los que se asentaba nuestro día a día. Y como en todo gran desafío, hemos dejado atrás nuestro entorno habitual, que nunca volverá a ser como antes. ¿Por qué? Pues porque durante este periodo hemos desarrollado una serie de habilidades y competencias que son muy necesarias para afrontar el entorno digital y cambiante en el que vivimos. Algunas de dichas habilidades, ni siquiera sabíamos que existían, o las veíamos ajenas a nosotros, sin saber que iban a permitirnos reinventarnos y evolucionar muy rápidamente.

Por ello, creo que esta experiencia nos ha permitido incrementar nuestros recursos y dotarnos de mayor resiliencia y capacidad de adaptación.

También, hemos desarrollado nuevas fórmulas de comunicación, y todo ello, de una forma muy intuitiva y flexible, que ha dado como resultado, por poner un ejemplo, numerosos proyectos de digitalización que, teníamos planificados a largo plazo, pero que hemos llevado a cabo con absoluta rapidez y eficacia. También hemos descubierto nuevas metodologías de trabajo y formas de colaboración que se traducen en el uso cada vez más frecuente de herramientas colaborativas, propias de nativos digitales, que están desembocando en procesos más ágiles y prácticos. Esta es la parte de la naturaleza humana que más me sorprende y valoro.

¿Cuáles son esos cambios que le ha tocado liderar –en este último año- para estar a la altura de los requerimientos legales exigidos?

La gestión de la pandemia ha agudizado nuestras habilidades en el entorno digital, pero nos llegó sin preaviso y por sorpresa. No me cuesta reconocer que he tenido que actuar con el clásico prueba error en muchos aspectos. No es sencillo pasar a una situación de teletrabajo sin tener preparación alguna, especialmente en un momento de crisis e incertidumbre, que requería de soporte legal inmediato.

Creo que la mayoría de las personas que hemos pasado por ello hemos estado a la altura. Al menos, lo hemos intentado. Desde mi experiencia, yo he percibido un sobre-esfuerzo general en mi entorno, que finalmente ha desembocado en una mejor organización sobrevenida, todo ello basado en la intuición, el esfuerzo y la colaboración de las personas que lo han hecho posible.

¿Cuál es el papel de la mujer en el sector legal y en nuestra sociedad en general?

Evidentemente, la mujer es fundamental en el campo del derecho, ya que, de forma natural, contamos con una serie de habilidades que son muy relevantes en el perfil profesional del abogado. Por señalar algunas, la oratoria, la capacidad de comunicar de forma efectiva, las habilidades negociadoras, de mediación, y por qué no, una cierta intuición, empatía, e incluso, la capacidad de entrega, cualidades que suelen estar presentes en muchos profesionales del derecho, y desde luego en muchas mujeres que he conocido a lo largo de mi carrera.

¿Cómo se llega a ser una líder de cambio eficaz dentro de una organización?

Creo firmemente en el liderazgo ejercido a través del ejemplo. Con independencia de las palabras que salgan de nuestros labios, sin autenticidad, no se consigue conectar con las personas que nos rodean y que forman parte de nuestros equipos.

También creo que hay que aprender de los errores, actuar con transparencia y, en definitiva, explotar tus fortalezas para sacar el mejor partido de ellas. En mi caso, unos de mis valores es el positivismo natural, y una cierta facilidad para detectar el lado bueno de las personas. Por eso, me gustan las personas y suelo tratar de motivarlas en lo posible.

¿Cuál es su compromiso con la promoción de la igualdad de género más allá de su rol en la compañía y cuáles son los objetivos internos para este 2021 en cuanto a paridad, diversidad e inclusión?

Somos una empresa comprometida con la igualdad de oportunidad, la diversidad y la sostenibilidad.

Mi equipo está compuesto por cinco personas, y todas, somos mujeres. En ocasiones escucho ciertas críticas por esta supuesta “falta de paridad”, y yo explico, con gran satisfacción, que el ser un equipo compuesto exclusivamente por mujeres no obedece a ninguna discriminación positiva por mi parte, sino que todas ellas fueron, en su momento, seleccionadas por sus cualidades y fueron las mejores en su proceso de selección. Evidentemente, apoyo el talento femenino, al igual que creo firmemente en los grandes beneficios de la diversidad, no solo de género, sino también de edad, procedencia, educación, nacionalidad… y me enorgullece contribuir, en lo posible, en la promoción de dichos principios en mi área, y en mi compañía, así como formar parte de una empresa donde la integridad, la sostenibilidad, la igualdad de oportunidades y la diversidad son principios básicos y existen políticas concretas para velar por su cumplimiento.

¿Cuáles son esas políticas con las que cuentan para favorecer el desarrollo profesional de las mujeres y se pueda compatibilizar el trabajo y la vida familiar sobre todo en esta época de COVID?

En un entorno con una fuerte presencia masculina, es muy importante contar con perspectivas innovadoras, diferentes y con ideas que aporten fuerza y empujen la estrategia corporativa de la compañía, que inevitablemente, persigue generar un impacto en la sociedad. Y dicho impacto, afortunadamente, no se limita a intereses comerciales, sino que en el ADN de la compañía deben de encontrarse instaurados los principios de la integridad, la sostenibilidad y por supuesto, la diversidad en todos los sentidos. En nuestra compañía contamos con grandes profesionales y muchos de ellos son mujeres, que aportamos (me incluyo) una visión y una perspectiva muy valiosa y relevante.

Y esta pandemia nos ha brindado a todos la oportunidad de descubrir, tanto las bondades de la vida familiar, como que otra forma de trabajo es posible, combinado la esfera personal con la profesional. Esta nueva perspectiva parece que ya se ha instaurado en las empresas, lo que me congratula. Esperemos que pronto, también se extienda a la sociedad en general.

¿Qué elementos toma en cuenta a la hora de contratar una firma externa?

Eficiencia, concreción, claridad, expertise, valor añadido y franqueza. Cuando una compañía decide encomendar un trabajo a un despacho profesional, espera, sobre todo, recibir el mejor asesoramiento posible y que este sea sincero y contemple todas las posibilidades, en el mejor interés de todas las partes. Esto incluye la posibilidad de negociar y alcanzar la mejor solución que pueda corresponder a cada caso concreto, por ejemplo, llegar a un acuerdo con un tercero en conflicto.

¿Qué es lo que más valora del apoyo de los abogados externos?

El valor más importante es la sinceridad y la franqueza a la hora de analizar un proyecto legal. Cuando externalizamos un proyecto o buscamos el apoyo de abogados externos, buscamos en primer lugar una opinión experta y objetiva, y necesitamos un análisis objetivo del caso.

En ocasiones, hay que encomendar ciertos proyectos a aquellos expertos que garanticen el cumplimiento de la normativa y el mantenimiento de los elevados estándares que se exigen a las compañías.

Quiero aprovechar esta ocasión para agradecer expresamente a los despachos externos, la inmediata gestión y ayuda que nos han prestado durante la pandemia. Un momento que ha supuesto un aluvión de regulación en el marco del estado de alarma y la situación de emergencia sanitaria, que era muy difícil de gestionar. Gracias a la disponibilidad, profesionalidad y generosidad mostrado durante la pandemia, hemos estado perfectamente actualizados de la normativa aplicable en cada momento, lo que ha sido un gran ejemplo de altruismo, además de sernos de gran ayuda.

¿Cuáles son los principales retos legales y oportunidades que enfrenta su sector en esta situación actual de emergencia?

Los retos actuales se encuentran en el exceso de regulación y la ausencia de normativa acorde con la nueva realidad que se anticipa a cualquier legislador. Respecto de las oportunidades, tengo claro que se llaman legaltech, digitalización, IA… No tendría sentido no aplicar los recursos disponibles en estos momentos a nuestra profesión. En este sentido, creo que hay que pensar en grande y comenzar a interesarnos en la aplicación de herramientas eficaces en otros ámbitos, como puede ser el project-management, el uso de metodologías agile y otros nuevos recursos y sistemas a nuestro sector legal.

¿Qué esperan como organización en este 2021?

Asentar los proyectos iniciados y desarrollar las habilidades que son necesarias para afrontar el proceso de transformación que está experimentando el sector de la automoción.

En este sentido, hemos experimentado un cambio en las competencias que son necesarias para afrontar el nuevo escenario: los skills que se necesitaban en el pasado han evolucionado y han surgido nuevas competencias en las que todos hemos de ponernos al día. Hay una labor importante por hacer y requiere de sistematizar, dotar de herramientas y actuar con sentido común: reuniones, teletrabajo, trabajo presencial…

Es preciso dar cabida a otras metodologías de trabajo más novedosas y eficientes. En cualquier caso, yo, personalmente, me quedo con un clásico, que es el trabajo en equipo. Todo funciona mucho mejor cuando formamos parte de un equipo en el que tenemos claro nuestro propósito, los objetivos, y el efecto multiplicador del trabajo en común, aportando lo mejor de cada uno.

En pocas palabras…

¿Qué es lo más inteligente que te han dicho (y quién lo dijo)?

Claro que puedes, con eso y más. Mi madre.

¿Quién (para bien o para mal) ha sido la persona que más ha influido en tu carrera?

Mis predecesores y maestros, José Peralonso y Juan Carlos Herrero, así como nuestra miembro de Consejo de Administración de Daimler, Renata Jungo-Brungger, responsable de Integrity and Legal. Un verdadero referente y ejemplo a seguir.

¿Su nacionalidad?

Española.

¿Un libro?

La conjura de los necios. John Kennedy Toole

¿Un deporte?

Tenis.

¿Una canción?

Fields of Gold. Sting.

¿Si no fueras abogada, serías..?

Abogada (risa)

¿Su comida favorita?

El cocido madrileño.

¿Un recuerdo de la infancia?

Mi familia, playas de Cádiz.

¿Qué te pone de mal humor?

La falta de tacto.

¿Una clave para el éxito?

Perseverancia.

¿Qué te inspira?

Las nuevas generaciones con valores.

¿Qué lección te ha enseñado la pandemia?

Lo más importante de nuestras vidas está más cerca de lo que pensamos.

Leave a Reply

  • (privado)